Vivencias americanas de un joven español

Publicado: mayo 7, 2011 de urjcperiodistas en Libros, MARÍA RODRÍGUEZ VIZCAÍNO

Tres años en Nueva York

Ana Galán

Planeta. Barcelona. 2011. 254 páginas│12,95€

Ana Galán (1964) nació y pasó parte de su vida en Oviedo. Desde pequeña le gustaban los animales, en especial los perros y los caballos. Por ese motivo, en 1987 se graduó como veterinaria en la Universidad Complutense de Madrid. Después de trabajar años en una clínica de gatos y perros en Madrid, se trasladó a Estados Unidos para realizar un curso de posgrado de seis meses en el Animal Medical Center. En Nueva York conoció a su marido, se casó y tuvo tres hijos. Comenzó trabajando en su especialidad y terminó en Scholastic de traductora de libros infantiles. Publicó y tradujo más de 400 libros, tanto en español como en bilingüe hasta que en el año 2008 decidió dar el paso y dedicarse a lo que realmente le gustaba, escribir.

Con esta novela, Ana Galán nos acerca a un mundo tan lejano pero a la vez tan cercano. Cuenta la historia de Ignacio, un adolescente al que sus padres le dicen, de la noche a la mañana, que se van a ir a vivir durante tres años a Nueva York. A su padre le han ofrecido un puesto de trabajo que no puede rechazar. Su familia y él tienen que hacer las maletas y volar hacia la gran metrópolis, dejando atrás a sus amigos de toda la vida, su novia formal y su vida en general. Pese a negarse a aceptar la realidad, cuando quiere darse cuenta se encuentra en un continente diferente, con casa nueva, amigos nuevos y algún que otro enemigo.

La novela no ofrece nada nuevo, puede ser una de tantas historias americanas que estamos acostumbrados a ver en películas. La novedad es que, en esta ocasión, la trama está contada en primera persona por un adolescente que va a vivir a América. Con él, conoceremos en primera persona las impresiones que suponen la vida norteamericana. Nos acerca a un mundo que creemos conocer pero no es así. El libro cuenta anécdotas de todo tipo, desde el hecho que en América no saben dónde está España, llegándolo a confundir con los países latinoamericanos, los horarios tan diferentes que se llevan a cabo en los institutos de ambos países y las diferencias entre ser un seniors o un freshman, entre otros. Al estar contada en primera persona, el narrador y el lector viven las mismas sensaciones según Ignacio va descubriendo la cultura, costumbres y vida de allí. Se produce un acercamiento y una conexión irremediable entre emisor y receptor.

Tres años en Nueva York está escrita en un lenguaje ligero, de fácil lectura y con coloquialismos tanto españoles como ingleses. Es un libro de adolescentes para adolescentes. No se hace pesado y la lectura es llevadera, ya que no incluye un vocabulario complicado. Otra novedad es la alternancia entre castellano e inglés. Pero no hay complicaciones de traducción, puesto que en el párrafo siguiente, el protagonista se preocupa de traducirlo al español. La solución más fácil hubiera sido decir que los personajes hablan en inglés, sin embargo, el libro consigue de esta manera acercarte un poco más a la realidad.

La novela toca temas que preocupan a los jóvenes: el amor, los amigos, el sexo, las drogas y el alcohol. Pero, una vez más, con cuidado y sin profundizar demasiado. No pasan de unas litronas, chupitos de vodka o unas simples caricias. En este punto, vemos que la mentalidad de los quinceañeros son más o menos las mismas.

El hecho de que Galán haya pasado gran parte de su vida en los Estados Unidos ha propiciado que muestre de una manera tan magistral la cultura que se vive en esa tierra. Destacar la ambientación de la obra, tan lograda y bien descrita, que te hace sentirte otro guiri, otro Ignacio. Reconocer y valorar que la escritora conoce bien la mente de un muchacho en plena pubertad, describiendo el dolor del primer amor y la indiferencia y exclusión social como si lo estuviera viviendo en ese instante. Historias de un chico de Madrid que se ve forzado a cambiar su vida. Con tanto miedo al principio, pero que en menos de lo que se diera cuenta tendría un nuevo grupo de amigos, manejaría el idioma y se vería envuelto en más de una historia: robos, paddlin, caza de novatos, persecuciones de la policía… y eso en su primer año. En definitiva, un libro corto escrito en un lenguaje sencillo, destinado más a lectores de escasa edad. A lo largo de sus doscientas páginas consigue su objetivo, entretener, enseñarnos las costumbres de Nueva York y vivir las locuras de los estudiantes de un instituto. ¿Volverá Ana a la carga para contarnos el segundo año de Ignacio en la tierra de las oportunidades?

Escrito por María Rodríguez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s